El amigo invisible

buhos-nacar

Durante estos días muchas personas siguen una tradición que se ha vuelto a poner de moda durante los últimos años. Inicialmente en las empresas aunque posteriormente también en las casas, el amigo invisible se ha impuesto como tradición a la que no se puede faltar.

Si alguien ha vivido en una cueva durante los últimos cincuenta años, debe saber que el amigo invisible trata de reunir a un número de personas, generalmente en un trabajo y depositar un papelito en una cesta con el nombre cada uno. Luego, uno extrae uno de esos papeles al azar y, sin decirle a nadie quién le ha tocado, deberá comprarle un regalo a esa persona para que el día indicado, anónimamente, todos abran el regalo de la persona misteriosa.

Variantes hay muchas. Hay quien decide desvelar su identidad en el momento de hacer el regalo. También hay quienes añaden más azar a la situación y depositan todos los regalos sobre una mesa y, uno a uno, van cogiendo cualquiera de ellos sin saber lo que se encontrarán. Se puede rizar el rizo buscando temas para esos regalos. Desde regalos de color blanco, a regalos relacionados con la cocina o a los famosos “pongos”, que premian al regalo más inútil y feo de los entregados.

Aunque mucha gente cree que esta tradición es nueva y proviene de la cultura anglosajona, lo cierto es que tiene su origen a finales del siglo XIX y principios del XX en Venezuela. Las mujeres casadas y comprometidas de la época no podían tener amigos, por motivos del qué dirán, de manera que se reunían en grupos grandes y con los hombres utilizaban el apelativo de compadre y no de amigo. Durante esas reuniones idearon la manera de obsequiarse de forma anónima, introduciendo papelitos con su nombre escrito en una cesta. De ahí que el nombre original del evento es el de “compadre de papelito”. Posteriormente la tradición fue extendiéndose por toda América latina y Estados Unidos haciendo que llegara casi a la vez a España como al resto de Europa.

Esperamos haberos divertido y aportado algo.

Saludos desde Passepartout!